/* GOOGLE ANALYTIC */
Nombre:

viernes, septiembre 15, 2006

Hoy me siento bien

Y no precisamente porque haya dormido bien, tal y como se oía en el anuncio de los colchones Flex allá por los años 80. La pasado noche comenzó a dolerme la cabeza, supongo que de tanto estrés, tensión, calor y diversoso problemas.

Así que decidi a acostarme temprano, pero me entretuve un poco y tras cenar y ducharme, me terminé acostando a las doce de la noche. En uno de los locales frente a la casa, alguien estaba celebrando su cumpleaños, pero los muy &%$%$# les dió por hacer la gracia y tocar el timbre a las doce y media, justo cuando uno ya tiene ese sueño placentero y relajante. Me despertaron, y aunque les pregunté que querían no me dijeron nada.

La mañana transcurrió sin demasiadas incidencias. En el trabajo, todo dentro de la línea, ahora con un proyecto entretenido. Como éramos solo tres españoles en el proyecto, trajeron a uno más. Comentabamos cosas, tuvimos reuniones y más cosas.

A eso de media mañana, mi amigo Nacho me preguntó que si quería jugar a futbol por la tarde. Sabiendo lo malo que soy, le dije que iría pero no era seguro que jugase. Al rato, Andreas me preguntó también si iba a jugar, porque faltaban dos y si yo jugaba solo avisaban a uno más. Le comenté lo mismo y al final se quedó como que jugaba pero no todo el rato. En ningún momento dije eso pero bueno.

Nacho fue quien me lo dijo, y me pregunto de nuevo que por qué no iba a jugar, que en general nadie es muy bueno, que solo era para pasar el rato.

Nos avisaron de la agencia que teníamos que ir. Me fastidiaban los planes, pero estaba decidido a ir al partido. Tras los pormenores de la agencia, tomé la linea U5 (ahi el planing y horario de la linea) desde Konstablerwache hasta Preungesheim. Al llegar al destino después de unos 20 minutos, tenía que localizar sitio donde jugaban. Di muchas vueltas, y al final Pedro me encontró.

Llegamos y ya estaban jugando, así que nos turnaríamos. Me tocó el equipo de los gabach... perdón, de los franceses, aunque entre los dos equipos habían italianos, ingleses, franceses y españoles.

La explosión de adrenalina hizo que me pusiese a jugar en todos lados y a ir a por todos los balones. Levanté la pierna tanto que casi me caigo si no es porque me apoye con la mano. Jugué de portero (estaba asfixiado porque llevaba años sin practicar deporte) y pronto metieron un gol. Cambié por el que estaba fuera y descanse un rato. Cuando volví a entrar me lo tome con más calma. Me puse en defensa y a molestar como podía. Subía, pero Nacho era el portero de ellos y quieras o no es muy bueno. Estando un par de veces a puerta, me hice un par de paradas. Di una asistencia que terminó en gol. Me desmarqué en un momento y me quede solo, pero no marqué.

Definitivamente me lo pasé genial. Descargué toda la tensión y me siento increiblemente lleno de una energía que se me había agotado. Eso si, supongo que mañana las agujetas me van a saludar alegremente, pero la euforia, la alegria y la energía que tengo ahora no me la quita nadie.

2 Comments:

Anonymous Chuki said...

Eso es guay Bian, ya sabes que una buan via de escape de la negatividad acumulada es la actividad física. Desde que uno tenga oportunidad de mover el esqueleto y más jugando con gente y en equipo para pasarlo bien. Eso es super. Sigue asi amigo.

3:48 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Jo, yo también estoy impresionado, vi aquel partido, y el portero del que hablas en un máquina, ¡qué tío! :P

Espero que vaya todo muy bien por las Canarias, y que no os haya impactado mucho el shock térmico.

Por aquí se os echa de menos, ahora el grupo de españoles está muy cambiado.

Un saludo muy grande al trío canario.

1:35 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home